Feliç, Paral·lel Festival

Me pongo en contacto con Feliç, una de las personas que se encuentra detrás de Paral·lel, para entrevistarle sobre este Festival que, en Septiembre, cumple su segunda edición y al que tenemos unas ganas enormes de acudir.

1. ¿Qué importancia tiene el entorno en el concepto del evento?

Toda. Los tres pilares sobre los que se ha cimentado el festival desde un principio han sido el tipo de programación musical, el aforo limitado y el entorno. Nos pasamos prácticamente medio año desde finales de 2015 hasta mediados de 2016 para encontrar el sitio perfecto para nosotros. Tenía que ser un lugar que transmitiese esa sensación de aislamiento o retiramiento y, al mismo tiempo, no estar lo suficientemente lejos de Barcelona por razones logísticas y para que el viaje no se hiciese muy pesado. Al principio buscamos mucho por la provincia de Girona; finalmente llegamos casi de rebote al Berguedà. Sin embargo, no solo valía con encontrar el sitio ideal, sino que también había que encajar la pieza del puzle de la administración local. En este sentido, el Ayuntamiento de Guardiola de Berguedà siempre nos facilitó las cosas y, pese a habernos tenido que enfrentar a toda una odisea de trámites y permisos de toda clase, al final cuadraron todos los elementos.

El hecho de hacer un festival al aire libre en el que el entorno jugase un papel tan fundamental viene dado por nuestro propio deseo de vivir la música de esta manera. Queríamos disfrutar de la música que nos gusta en la naturaleza, a plena luz del día, en contraposición a lo que estamos acostumbrados y suele ser lo habitual, es decir, ciudad y club. Paral·lel no sería Paral·lel en otro sitio que no fuese en las montañas, en esas o en otras parecidas, pero la verdad es que estamos encantados con el lugar.

2. ¿Dónde hacéis vuestra criba entre todos los estilos de Techno existentes para quedaros con el concepto concreto que traéis a vuestro Festival?

No hay ninguna criba en particular. Lo que buscamos son sonidos interesantes y de calidad y que no hayan sido tan escuchados en el país para ofrecer una propuesta original a los asistentes al festival. Nos gusta encontrar un hilo común entre los artistas a los que invitamos y creemos que lo hemos encontrado. La mayoría tienen un sonido bastante orgánico e hipnótico, y esto es lo que Paral·lel representa.

3. ¿Cómo seleccionáis los artistas? ¿Qué tiene que tener un artista para ser “carne de Paral·lel”?

Lo primero que buscamos obviamente es que nos guste. Somos bastante críticos y no nos conformamos con cualquiera. Además, también nos da igual quién es. Nos importa lo que hace. No haremos un line-up con grandes nombres solo para llenar el festival. El truco está en encontrar el balance entre grandes nombres y artistas menos conocidos. Para nosotros, lo más interesante es ver cómo reacciona la gente al escuchar a un artista no tan conocido. En cuanto a lo que tiene que tener un artista, buscamos originalidad y calidad sobre todo. Ya he comentado antes que no nos importa tanto como se llama. Nos tiene que parecer interesante y punto.

En este sentido contamos con un equipo de dos programadores que nos hacen la selección musical. Son dos buenos amigos cercanos a la organización y que llevan en el mundo de la música bastantes años. La última decisión, sin embargo, la tomamos entre todos los organizadores del festival. Algunas veces como promotores les hemos pedido ciertos perfiles para el cartel que crees que encajarían bien o que te servirían para mover a determinados sectores de público, aunque es verdad que son cambios mínimos, de un par de nombres al año todo lo más. La programación musical, por su carácter innovador, es sin duda una de las claves del éxito del festival y de su diferenciación respecto al resto de festivales. Estamos encantados con el trabajo que hacen y confiamos plenamente en ellos.

4. Da la sensación de estar orientado a tener una experiencia tribal, ¿hay algo de esto? ¿Cuánta importancia creéis que tiene esto en la electrónica de baile?

¿Puede haber algo más tribal que 1000 personas bailando en plena naturaleza delante de un sistema de sonido y una cabina de dj? Muchas veces he tenido ese pensamiento en un club mientras bailaba con amigos, esa sensación de pertenencia a un grupo que se mueve durante horas por los mismos ritmos y que desconecta o conecta con algo que va más allá… Sin embargo, lo que sentimos en Paral·lel el año pasado creo que se dio de forma totalmente natural. La combinación de este tipo de música en ese entorno jugando, además, con los fenómenos de la naturaleza (amanecer, sol, lluvia, niebla, atardecer…) hicieron que la experiencia se convirtiera en una conexión total del grupo con el entorno, pero también entre la gente. El sentimiento generalizado era como estar en una gran familia. Al contar con un aforo limitado, una de las principales ventajas es esa, que la mayoría de gente se acaba conociendo después de tres días y compartiendo muchos momentos únicos. Si a eso le añadimos el buen rollo que hubo entre la gente y la predisposición a pasarlo bien, pero con el respeto que hubo entre todos, nos queda la sensación generalizada que se dio en la primera edición y que podéis comprobar, por ejemplo, en nuestra sección de Experiencias Paral·lel, en nuestra página web.

5. Veo vuestro Festival y no puedo dejar de pensar en eventos como Rural o Labyrinth en Japón… ¿son inspiración para el Paral·lel?

Lo son, indudablemente. Tenemos amigos que han estado en el Labyrinth y para nosotros fue durante mucho tiempo como un referente por todo lo que nos contaban y habíamos leído sobre el festival. Tenemos pendiente todavía la visita, estuvimos a punto de ir hace unos siete u ocho años pero al final no se dieron las circunstancias… Que sean un referente, no obstante, no significa que hayamos querido copiar nada. Cada festival, dentro de una misma línea de programación, tiene que adaptarse al sitio donde se hace, y evidentemente España y Europa son muy diferentes a Japón en ese sentido, también el público. Paral·lel arrastra a más público extranjero que nacional, y eso nos da una muestra también de la falta de madurez musical que hay en España. Por otra parte, si hablamos de referentes, aquí tenemos que mencionar también otro festival pequeño que se lleva haciendo de manera intermitente en Bulgaria, el Artmospheric. A este festival tuvimos la oportunidad de ir unos cuantos miembros de la organización hace unos años y nos sirvió de detonante final para echar adelante nuestro proyecto.

6. Que haya un solo escenario llama la atención y motiva a partes iguales, está bien ir a un sitio en el que no tienes que preocuparte de horarios, ¿qué os lleva a tomar esta decisión?

Viene en la misma línea que defendemos para desmarcarnos de otros festivales. En contraposición a los macrofestivales con grandes nombres, colas para todo, incomodidades y sobreprogramación, nosotros apostamos por centrar las actuaciones en un solo escenario durante tres días con la idea de que nadie se pierda ninguna actuación y construir ese sentimiento de comunidad que comentábamos antes. Al estar todo el mundo viviendo lo mismo, la experiencia se construye en conjunto. Luego cada uno la vive a su manera y en todo momento decide cuándo quiere bailar o cuando prefiere estar sentado tomándose una cerveza o charlando con los amigos, pero digamos que la historia que se cuenta, el relato a través de la música, es el misma para todos.

7. ¿Veremos sesiones largas entonces?

Este año tenemos tres sesiones live y tres sesiones más largas para cerrar cada día del festival. Es posible que en el futuro veamos sesiones incluso más largas. De hecho, se me ocurre algún nombre que me gustaría tener en el futuro y que podría incluso abarcar casi un día entero de programación. Tiempo al tiempo, dejadnos sorprenderos, es parte de la magia de este festival también; no muchos otros festivales se atreven a programar de esta manera.

8. “Cada actuación estará relacionada de forma orgánica con la anterior y la siguiente, formando una narrativa que se va tejiendo en una programación bien equilibrada entre el día y la noche” ¿Qué queréis decir con esta frase?

La programación de los artistas está estudiada para que cada sesión esté entrelazada con la anterior y la siguiente. Es por este motivo que dividimos los tres días en los bloques de prólogo (viernes), historia (sábado) y epílogo (domingo). Tejemos una narrativa a lo largo del fin de semana con la música y buscamos que esto tenga su efecto también en el público, empezando con sesiones con sonidos más orgánicos, ambient, drone, dub… para ir pasando luego a sesiones más bailables, más techno, siempre siguiendo un hilo conductor entre todos los artistas. Nos consta que algunos artistas se preparan a conciencia para seguir este modelo. Nosotros no obligamos a nadie obviamente a pinchar lo que quiera pinchar, pero el artista que viene a Paral·lel, al igual que el público, sabe a dónde viene y lo que puede esperar, no han caído allí por casualidad.

9. ¿Qué artista creéis que sorprenderá más al público?

Esto es muy difícil de saber. El año pasado, por ejemplo, uno de los sets que más sorprendió que luego fue de los más recordados fue el de natural/electronic.system., que cerraron el festival el domingo. Este año tengo la sensación de que los cierres de los tres días pueden ser épicos, aunque lo bonito de Paral·lel es estar ahí y dejarse llevar por la música y por cada momento. A lo mejor se da el caso de que el artista que abre el domingo resulta ser el más sorprendente de todos. No programamos por nombre o por notoriedad del artista, como hemos dicho, sino para que todas las sesiones en su conjunto cobren un sentido y transmitan una experiencia única.

10. Por último, ¿alguna cosa que contarnos sobre el recinto, la zona de acampada, etc., que pueda ser interesante para el público que acudimos de nuevas esta segunda edición?

Somos conscientes de las cosas que se podían mejorar respecto del año pasado y hemos trabajado para cubrir algunas de las principales deficiencias. Para empezar, el escenario estará cubierto este año por un domo de madera de la empresa Esfèric. Tendremos carpas más grandes para la zona de barras, por lo que en caso de lluvia este año esperamos estar más preparaos. Estas carpas también aportarán algo más de sombra a la zona de delante del escenario, donde también se ubicará una zona de descanso con sofás y sombrillas. Los foodtrucks y un cuarto espacio de comida con carpa se situarán arriba en la colina, y contaremos con un gran número de mesas y sillas para que la gente se pueda sentar. Otro capítulo de mejoras tiene nombres y apellidos, y no es otro que Lambda Labs. El sistema de sonido nos viene directamente este año desde el centro de Europa, acompañado de un grupo de ingenieros profesionales que seguro que sacarán el máximo provecho a su producto. Tenemos muchas ganas de escucharlo en directo, es la primera vez que se podrá escuchar en España. Por último mencionar también nuestras jornadas profesionales de Paral·lel Plus+. Cuatro workshops (dos el sábado y dos el domingo, a las 11:00 y a las 13:00 horas) abiertas todo el público asistente al festival y que tendrán lugar en el refugio del recinto gracias a la colaboración de Microfusa.

Gracias por la entrevista Feliç! Nos vemos en Paral·lel!