Movement Electronic Festival 2017 (Detroit). Crónica realizada por Assambled Machine.

Rompemos la norma de no publicar contenidos en Julio y Agosto con muchísimo gusto gracias a que Assambled Machine aceptó la propuesta de hacer una crónica de su visita al Movement Electronic Festival (Detroit).

Muchas gracias por el currazo y por confiar en Geométrika FM para publicarlo.

———————————

Día 1.

Un sinfín de sensaciones recorrían mi cuerpo desde que aterrizamos a primera hora de la mañana en Detroit, la incertidumbre de vernos en Hart Plaza y vivir todo aquello en directo, después de soñar durante tantos años con ese viaje, ya eran motivos más que suficientes para afirmar que sería una de las experiencias más gratificantes de mi vida.
Tras la llegada al hotel, descansar un poco las piernas después de andar más de 24 km el día anterior en New York, una buena ducha y rumbo al festival.

La organización ha sido una de las cosas más destacadas, todo mimado al detalle, un gran sonido en todos los escenarios, un montón de puestos de comida, de ropa de diferentes marcas locales o donde vendían camiseta de sellos y discos, Metroplex, Planet E; hasta Roland tenía un pequeño puesto donde podías probar sus productos y donde varios artistas daban conferencias en directo hablando de la propia marca y haciendo tutoriales de las cajas de ritmos que allí exponían entre los que encontramos a los hermanos Burden más conocidos como Octave One.

Después de darnos una vuelta por todo el recinto y orientar bien el lugar de cada uno de los escenarios nos acercamos a la zona Star Gate, la única donde había música a esa hora. Allí estaba Waajeed ganándose, a base de house y clásicos algo quemados,al poco público que bailaba en la pista. Algo duro por momentos para las horas que eran, pero nos sirvió para empezar a tomar contacto con todo lo que íbamos a vivir a lo largo de la jornada.

El sol apretaba con ganas,y decidimos hacer un alto en el camino para comer y beber algo mientras finalizaba el set y se ponía a los mandos Dj Deep con su respectiva bajada de bpms y mezclando deep house y detroit con ese toque tan distinguido a la par que elegante que le caracteriza, muy fino en las mezclas y llevando el set de menos a más con momentos de gran énfasis por parte del público. Muy bien el francés.

Sin más dilación, nos acercamos al escenario Made in Detroit, la mejor zona del festival, donde actuaban solo artistas locales Era un escenario pequeñito con unos árboles en la pista perfectos para refugiarse del sol que achicharraba la Hart Plaza. Allí estaba Alton Miller que desde el primer track sabíamos que poco nos íbamos a mover de allí… house americano y techno detroit a bajos bpms sería la temática a lo largo del día. Fue increíble el feeling que transmitía aquella zona del festival, todo era felicidad y armonía. Nos encontramos con dos viejos conocidos de la escena asturiana,Tim baker y Alan Oldham, con los que pasamos un rato divertido ya que teníamos contacto con ellos de la escena asturiana. Foto para el recuerdo y a seguir disfrutando de la música que allí sonaba.

A las 4 de la tarde decidimos ir un rato a la Main Stage, escenario enclavado en un anfiteatro, donde estaba tocando Luke Hess, productor que llevo siguiendo años y que no defraudó lo más mínimo, dub techno y techno detroit con mezclas largas y una buena ecualización. Momento estelar de la actuación cuando comenzaba a sonar el At les de Carl Craig, himno de Planet E y de la propia ciudad del motor.

Decidimos abandonar al bueno de Luke para volver de nuevo al escenario de los “Locals”. Alli comenzaba John ” JAMMIN” Collins, capo de la tienda de discos más emblemática de Detroit y campamento base de Underground Resistance: Submerge Records. La pista comenzaba a llenarse y, a base de castañazos, aquel señor de edad avanzada puso aquello patas arriba.

!!El auténtico sonido de la Motor City!!!

Mirar a tu alrededor por un momento, mientras suena el mítico Hi Tech Jazz de los UR y darte cuenta de que estás ahí, es algo que no se me borrará de la mente nunca. Ovación de gala para el americano que daría paso a Norm Talley otro artista que nos dejó un gran sabor de boca. Soy un gran seguidor de toda esta gente y, aún así, me han sorprendido en directo la pasión que le ponen y la manera de sentir la música que sale de su ciudad.

Seguidamente se ponía a los mandos Keith Worthy, que a base de house y deep mantuvo la pista en constante fervor.

Hicimos una breve escapada al escenario Red Bull, situado al lado del lago, con una “green zone” con bancos y árboles donde un montón de familias con niños disfrutaban de la música y de las preciosas vistas a la ciudad canadiense de Winsdor. Era momento de escuchar el directo de Larry Heard aka Mr.Fingers, una de las leyendas del house de Chicago. Buena música por parte del de Illinois pero a esas horas nuestros cuerpos pedían algo más de bpms así que decidimos ir a descansar un rato para afrontar las dos ultimas actuaciones del día, el cierre de Kai Alcé y el directo de Robert Hood.

Una pena que el set de Kai solo durase una hora porque fue para mí la mejor actuación de la jornada. Que musicón!!! Saxos, trompetas, pianadas, vocales… Hacía tiempo que un set de house no me llenaba de esa manera. El sol se escondía entre los rascacielos y la música que sonaba hizo de aquel momento algo mágico que guardaré en mi retinas de por vida.

A las 10 de la noche, quedando una hora para Hood, decidimos pasar por la Main donde estaban The Belleville Three (Atkins, Saunderson y Derrick May). Desde la grada podía verse el gran despliegue técnico, lástima que aquello fuese un batiburrillo mal organizado. Huimos hacia la Pyramid Stage, donde vimos el final de Pan Pot antes de que comenzase Mr. Alabama en el que sin duda era el escenario más bonito del festival con el edificio de General Motors y el lago Michigan justo detrás.

Una pena que el directo de Robert sonase saturado hasta el punto de que apenas se apreciaban los temas. Solo cuando el propio Hood cortaba el grave desde el escenario éramos capaces de reconocer los tracks lo que hizo retirarnos al hotel antes de tiempo.

12 horas de baile y aún nos quedaban dos días por delante.

Día 2.

Amanece despejado el cielo de Michigan, desayuno en el hotel al más puro estilo americano y a bailar.

Entramos en el recinto a eso de las 14:00 h directos al Star Gate donde estaba actuando un InSOUL correcto, deep y house americano perfecto para abrir el festival. El domingo nos parecía el día más flojo, así que finalmente decidimos quedarnos donde estábamos para ver a los Saunderson Brothers (hijos de Kevin Saunderson). Me dejaron un sabor agridulce con momentos en los que sonaba un house potente con pinceladas de detroit y otrosde tech-house facilón.

Trás un paseo por los escenarios nos dirigimos al Pyramid Stage aver a Brian Kage, techno detroit directo y conciso a la pista de baile, algún que otro clásico como el Groove la Chord de Aril brikha o el Best Day in Detroit de Reference, que nos hizo bailar sin parar el rato que allí estuvimos.
Caímos en el Main Stage cuando actuaba John Johr, artista al que no conocíamos y cuyo set dj ampliado con la TB-3 nos sorprendió gratamente.

El cielo presagiaba que la lluvia estaba cerca y no tardaron en caer las primeras gotas lo que suspendió todas las actuaciones al aire libre dejando habilitada únicamente el escenario de Resident Advisor que se encontraba bajo el suelo de la Hart Plaza.

Cuando parecía que todo se iba al garete por culpa de la maldita lluvia los astros se alinearon para despejar el cielo. Por primera vez en la jornada volvíamos a la Made in Detroit donde seguía reinando el buen ambiente y la buena música. Allí estaban Scan 7 haciendo imposible parar de moverse a los allí presentes a base de house y techno de ritmo trepidante.

Después Dj Seoul (Detroit Techno Militia) dió un recital de techno visceral, técnica depurada y scratches. Un torbellino en la cabina.

En el escenario “Underground” Dvs1 nos ofreció Techno sin concesión a tres platos llevado a una velocidad endiablada y muy fino en las mezclas, nada que ver con las últimas veces que lo había escuchado en directo donde precisamente estuvo bastante fallón en este aspecto.

Y a eso de las 21:30 apareció en el escenario la que para mi sería la actuación del día y una de las más destacadas de todo el fin de semana, el gran Steve Rachmad aka Sterac. Que manera de reventar la pista a base de techno con ese toque detroit que tanto le caracteriza y que hizo temblar los cimientos de la Hart Plaza. Poder disfrutar de uno de mis productores fetiches en la ciudad donde comenzó todo es algo difícil de explicar. Momento álgido del set cuando se saco de la manga el Wide Open de Dj Hyperactive y la pista literalmente se volvió loca!! Las viejas glorias nunca mueren y este hombre será siempre un referente para todos los amantes de la música electrónica.

Tras la ovación al holandés decidimos irnos a descansar para afrontar la última jornada de festival que nos esperaba el día siguiente.

Día 3.

El tercer día de festival se presentaba interesante con actuaciones que nunca habíamos visto. A las 14:00 Dj Harvey apareció con estética entre surfista, motero y estrella porno para, a ritmo de disco e italo, comenzar a mover al público que poco a poco se iba acercando por el escenario. Tras darnos un pequeño paseo por el festival y comer algo nos dirigimos al escenario Made in Detroit donde Haz Mat live! nos dejó con muy buen sabor de boca. Un tipo simpático y con mucho carisma que no paraba de animar a la gente y con un direcyo que oscilaba entre deep melódico, house americano cargado de vocales que el mismo cantaba en directo y el techno detroit. Es increíble la cantidad de artistas que descubrimos en esa zona a lo largo del fin de semana.

Tras finalizar su set hicimos un poco de tiempo por los puestos de ropa y merchandising hasta que comenzara Mathew Jonson, otro live muy a tener en cuenta y que no dejó indiferente al público en ningún momento. Pistero y con un ritmo perfecto a base de house y technohouse melódico nos hizo bailar sin parar de principio a fin. Muy bien el canadiense.

Sin movernos de escenario, a eso de las 18:30 comenzaban con el montaje de la que sería para mi una de las mejores actuaciones del fin de semana, Soul Clap. Un grupo compuesto por 3 teclistas que hacían los coros con unos micros, un cantante que también tocaba el bajo y 3 mujeres al más puro estilo Supreme que cantaban como los ángeles; todos ellos vestidos como si de una banda popular se tratase. Directazo!.

El cielo comenzó a encapotarse y volvió a descargar su furia con un chaparrón y una pequeña tormenta eléctrica que hizo peligrar el festival, por suerte volvió a lucir el sol a los pies de los rascacielos y pudimos dirigimos al escenario donde empezaba su set Kerri Chandler, otra de las actuaciones destacadas de la tarde. El americano hizo lo que quiso con el público a base housazo e improvisaciones con el teclado. Antes de acabar su set decidimos poner punto y final a 3 días inigualables en el festival de la ciudad del motor. Después de una semana de vuelos, caminatas y horas de baile nuestros cuerpos empezaban a notar el cansancio acumulado.

Jamás olvidaré la que se ha convertido en una de las más bonitas y mágicas experiencias de toda mi vida: haber podido disfrutar de la hospitalidad y amabilidad de la gente de Detroit, de la humildad y respeto de toda esa gente que vive por y para la música sin importar edades, razas o lenguajes.

See you next time Detroit!!!

Assambled Machine.